UBES organiza una jornada formativa sobre la metodología Lean y ‘Cómo conseguir beneficios/ahorros a corto plazo y sin coste. Aplicación a la sanidad privada’
10 abril, 2018

El gerente de UBES participa como ponente en el curso de Derecho Sanitario de la UIB

El gerente de la Unión Balear de Entidades Sanitarias (UBES), Antoni Fuster, ha participado como ponente en los Cursos de Verano de la Universitat de les Illes Balears (UIB) sobre Derecho Sanitario.

Con su ponencia sobre ‘Asistencia sanitaria transfronteriza: Una oportunidad perdida’, ha expuesto la visión de la sanidad de titularidad privada en Baleares acerca de esta normativa europea del ámbito sanitario.

La directiva 2011/24/EU establecía la asistencia sanitaria transfronteriza, que abría la puerta a la movilidad de los pacientes en los países de la Unión Europea y establecía unas reglas para facilitar su acceso a una asistencia sanitaria segura y de alta calidad en la UE.

“Ha sido una oportunidad perdida”, ha señalado Fuster, ya que durante su análisis ha señalado que la directiva no ha tenido ningún impacto en el sistema sanitario español ni en concreto en la sanidad de titularidad privada de Baleares.

“La asistencia sanitaria transfronteriza intentaba solucionar de manera ordenada el problema del turismo sanitario y era una posibilidad magnífica para acabar con las listas de espera que existen en todos los países de la Unión Europea”, manifestó el gerente de UBES.

¿Qué es la asistencia sanitaria transfronteriza? 

La asistencia sanitaria transfronteriza es un procedimiento mediante el cual un paciente que necesita un tratamiento sanitario tienen el derecho a viajar a otro país para recibirlo. El ciudadano corre a cargo de los gasto de la atención sanitaria, que luego es reembolsada por su servicio de salud de su país de filiación. Solo están cubiertos por la norma los tratamientos incluidos en la cartera de servicios de su país de origen y algunos tratamientos necesitan una autorización previa. Asimismo, la atención sanitaria puede ser prestada tanto por un centro público como de titularidad privada.

Los pacientes que quieran recibir asistencia en otro país de la Unión Europea diferente del suyo deben acudir a los Puntos Nacionales de Contacto y allí serán informados de todo el procedimiento.

Sin embargo, la directiva apenas ha cambiado la situación, y todavía existe un gran desconocimiento sobre la normativa: menos de 2 de cada 10 ciudadanos europeos manifiestan conocer sus derechos en materia de asistencia transfronteriza. De este modo, en cuatro años España solo recibió 52 peticiones por autorización previa y 10.067 por procedimientos que no necesitan autorización previa, de las más de 49 mil peticiones que se han lanzado en toda la Unión Europea, mientras que el sistema sanitario balear, ni público ni privado, no ha recibido ninguna petición “a pesar de ser una comunidad turística, conocida, con un sistema sanitario excelente y que goza de un gran conocimiento y popularidad en toda Europa”.

Antoni Fuster señaló que “la anticipación del pago de la asistencia puede suponer una barrera económica para algunos ciudadanos”, además de que esta actividad no ha sido promovida por algunos países “por motivos políticos”.

Por su parte, Karina Ojanguren, directora médica de Clínica Humana -asociada a UBES-, también fue ponente del curso con su visión Humanizar en salud 3.0.